Articles

Remodelación facial con lipoestructura

La lipoestructura es un método natural y duradero de relleno y soporte de la cara mediante capas intrincadas de tejido autólogo infiltrado. Este método permite esculpir los tejidos para representar un aumento tridimensional de los elementos faciales. Debido a que la grasa injertada se integra en los tejidos del huésped, es casi indetectable después del trasplante, excepto por fotografía. Para utilizar con éxito el tejido graso como tal injerto, se debe prestar atención a la naturaleza del tejido graso; a los métodos de recolección, transferencia y colocación; y a la preparación del paciente. El tejido graso es una estructura compleja y delicada que se daña fácilmente por insultos mecánicos y químicos. El trasplante de grasa exitoso exige que cada paso se practique con atención a esta naturaleza frágil del tejido graso. La precisión es una consideración importante en el aumento de milímetros de elementos faciales. El verdadero volumen de infiltración es difícil de juzgar si hay demasiada sangre, lidocaína o aceite en el tejido que se coloca. La grasa es tejido vivo que debe estar muy cerca de una fuente nutricional y respiratoria para sobrevivir. Por lo tanto, la colocación de pequeñas cantidades de tejido graso en múltiples túneles asume la máxima importancia en la búsqueda tanto de la supervivencia del tejido graso como de una corrección estéticamente adecuada. La escultura tridimensional exitosa requiere atención a la preparación del paciente, una planificación meticulosa y una evaluación fotográfica minuciosa. Las aplicaciones potenciales en cirugías estéticas y reconstructivas de esta nueva herramienta son profundas. La lipoestructura representa un avance importante en la cirugía plástica: un método seguro y duradero de recontornear el rostro con tejido autólogo.