Articles

Kristian Birkeland

A principios del siglo XX Kristian Birkeland (1867-1917), un científico noruego de curiosidad insaciable, abordó preguntas que habían molestado a los científicos europeos durante siglos. Por qué las auroras boreales aparecen por encima de la cabeza, cuando el campo magnético de la Tierra está perturbado? Cómo están conectadas las tormentas magnéticas con las perturbaciones en el Sol? Para responder a estas preguntas, Birkeland interpretó sus avanzadas simulaciones de laboratorio y audaces campañas en el desierto Ártico a la luz de las recién descubiertas leyes de electricidad y magnetismo de Maxwell. Las ideas de Birkeland fueron descartadas durante décadas, solo para ser reivindicadas cuando los satélites pudieran volar por encima de la atmósfera de la Tierra.

Ante el agotamiento de las reservas de salitre chileno y la consiguiente perspectiva de inanición masiva, Birkeland mostró su lado práctico, inventando el primer método a escala industrial para extraer fertilizantes a base de nitrógeno del aire. Norsk Hydro, una de las industrias más grandes de Noruega moderna, es un tributo vivo a su genio.

Con la esperanza de demostrar lo que ahora llamamos el viento solar, Birkeland se mudó a Egipto en 1913. Aislado de sus amigos por la Gran Guerra, Birkeland anhelaba celebrar su cumpleaños número 50 en Noruega. El único pasaje seguro a casa, a través del Lejano Oriente, lo llevó a Tokio, donde falleció a finales de la primavera de 1917.