Articles

Control de la menopausia: Estrategias para ayudarte a sobrellevar 3 consecuencias comunes

La menopausia, una palabra que está en la mente de la mayoría de las mujeres que se acercan a la mediana edad (1;2), causa una variedad de impactos desde físicos hasta emocionales y todo lo demás (3;4). Algunos síntomas comunes de la menopausia incluyen problemas con el sistema genital (por ejemplo, sequedad vaginal, dolor, picazón y ardor), problemas relacionados con la actividad sexual (por ejemplo, relaciones sexuales dolorosas) y problemas del tracto urinario inferior (por ejemplo, infecciones del tracto urinario e incontinencia urinaria). Más simplemente, estos síntomas se conocen como «síndrome genitourinario» (5).

La gran mayoría de las mujeres que experimentan menopausia también «sienten el calor», por así decirlo. ¿Cómo? A través de sofocos leves a graves y sudores nocturnos, también conocidos como síntomas vasomotores (3;6-9). Además de estos síntomas desagradables, la menopausia puede traer consigo una serie de complicaciones, como el mayor riesgo de pérdida ósea y osteoporosis (10;11). Además, estos desafíos no solo se limitan a la menopausia, sino que también pueden persistir en el período postmenopáusico (9-13).

Aunque la imagen pintada se ve sombría, ¡de hecho hay un lado positivo! Y es que las mujeres no tienen que ir solas durante este tiempo difícil. Estas son algunas de las estrategias basadas en la evidencia disponibles para ayudar a las mujeres a lidiar con los síntomas y complicaciones más comunes que acompañan a la menopausia. Haga clic en los enlaces a continuación para obtener más información.

1. Síndrome genitourinario

El estrógeno vaginal, que se puede aplicar directamente en el área vaginal en forma de tableta, crema, gel o anillo vaginal, es una opción de tratamiento para los síntomas del síndrome genitourinario. Por lo general, se recomienda para personas que experimentan más de un síntoma o cuyos síntomas son graves. La investigación muestra que, en comparación con ningún tratamiento o placebo, el estrógeno vaginal puede reducir los síntomas del síndrome genitourinario, incluida la sequedad vaginal, el coito doloroso, la frecuencia de infecciones del tracto urinario y la incontinencia urinaria, en mujeres menopáusicas. Si bien actualmente se considera que el uso de estrógeno vaginal es generalmente seguro, se necesita más investigación a largo plazo sobre la seguridad (14).

2. Sofocos y sudores nocturnos

En mujeres que atraviesan la menopausia natural y con el útero intacto, la investigación sobre las opciones de tratamiento sugiere que los parches de reemplazo hormonal que contienen estrógeno y progestágeno, isoflavonas y cohosh negro pueden reducir la frecuencia de los sofocos y sudores nocturnos, en comparación con el placebo. Estas estrategias parecen ser generalmente seguras, y la mayoría de las mujeres no experimentan efectos secundarios graves. Dicho esto, cualquier persona que considere estas opciones de tratamiento debe consultar a un profesional de la salud para ver si son seguras para ellos como individuo. También es importante tener en cuenta que las terapias alternativas, como las isoflavonas y el cohosh negro, se pueden preparar de diversas maneras, por lo que la eficacia y la seguridad de cada tipo de preparación difieren (7).

3. Pérdida ósea

Cuando se trata de osteoporosis, los factores de riesgo son abundantes. Haber pasado por la menopausia y estar en la etapa postmenopáusica es uno de esos riesgos. Pero el ejercicio está aquí para ayudar una vez más. Las investigaciones sugieren que los programas de ejercicios que combinan múltiples formas de ejercicio, generalmente entrenamiento de resistencia y ejercicio aeróbico, pueden mejorar los niveles de densidad mineral ósea en una pequeña cantidad en mujeres posmenopáusicas, en comparación con los niveles habituales de actividad (11). Dado que la osteoporosis debilita los huesos, haciéndolos más vulnerables a las roturas (10), esto tiene implicaciones positivas para la pérdida ósea y el potencial de reducir el riesgo de fracturas (11).

Próximos pasos

Ya sea que esté bien entrado en su viaje a través de la menopausia o se esté acercando al comienzo de este próximo capítulo de su vida, sea proactivo e inicie o mantenga un diálogo con su proveedor de atención médica sobre este tema. Pregunte sobre las diversas etapas de la menopausia y lo que implican, sea transparente con respecto a los síntomas que está experimentando o que le preocupan para el futuro, busque información sobre las opciones de tratamiento disponibles y las estrategias que reducen su riesgo de complicaciones, y colabore en el desarrollo de un plan que funcione mejor para usted.