Articles

Arquitectura Oculta

A lo largo de su carrera, al menos hasta la Maison de Verre, el trabajo de Chareau osciló continuamente entre el culto al «ready-made», que debía en parte a la influencia del dadaísmo, y los estándares de artesanía de calidad del Salon des Artistes Décorateurs.

Frampton, Kenneth (1984). Pierre Chareau, un arquitecto ecléctico.

A través de su carrera, al menos hasta la Maison de Verre, el trabajo de Chareau osciló continuamente entre el culto por el «ready-made», el cual estaba influencia en parte por el Dadaismo, y el gusto por la calidad constructiva de la artesanía del Salón de los artistas decorativos

.Frampton, Kenneth (1984). Pierre Chareau, un arquitecto ecléctico.

CONTEXTO / CONTEXTO

En 1928, Madame Dalsace compró un antiguo edificio de hotel en la calle Saint-Guillaume 31 con la idea de demoler el edificio existente y diseñar una nueva casa para el Dr. Dalsace y para ella, así como una clínica de consulta ginecológica. El hotel se encontraba en el interior de una manzana entre dos patios que definían su geometría. Los planes iniciales de la pareja tuvieron que ser reconsiderados porque un inquilino protegido en el segundo piso se negó a salir de su apartamento. Ese fue el punto de partida del proyecto Maison Verre.

En 1928, Madame Dalsace compró un antiguo hotel en el número 31 de la Calle Saint-Guillaume con la intención de demoler el edificio existente y construir una nueva vivienda para ella y el Dr. Dalsace así como la clínica ginecológica de éste último. El hotel se encontraba en el interior de la manzana entre dos patios que definían su volumetría. Los planes iniciales del matrimonio tienen que ser reconsiderados debido a que la inquilina de la segunda planta, la cual tenía un alquiler protegido rechazó abandonar su apartamento. Éste se convierte en el punto de partida del proyecto de la Maison Verre.

ESTRUCTURA / ESTRUCTURA

Pierre Chareau y Bernard Bijvoet deciden apuntalar la segunda planta con una nueva estructura metálica y demoler las plantas inferiores. El resultado es la construcción de tres nuevas plantas en lugar de las dos originales y la creación de espacios de doble altura en algunas áreas de la casa. Además, las nuevas vigas y columnas metálicas a la vista ofrecen una honestidad estructural y material al proyecto.

La solución que toman Pierre Chareau con Bernard Bijvoet es apuntalar la segunda planta del hotel mediante una nueva estructura metálica y demoler las plantas inferiores. El resultado es la construcción de tres nuevas plantas a partir de las dos originales así como la creación de dobles alturas en los espacios deseados. Además, las nuevas vigas y columnas metálica, completamente al descubierto, ofrecen una sinceridad estructural y de materiales.

ORGANIZACIÓN ESPACIAL

El acceso a la casa es a través de un estrecho pasillo que termina en un patio con las diferentes entradas. La sala de consulta del Dr. Dalsace se encuentra en la planta baja, frente al jardín trasero. Frente a la recepción de la clínica y oculto por una serie de paneles traslúcidos móviles translúcidos, se encuentra la escalera principal de la casa que conduce a la casa del matrimonio de Dalsace. Al subir, puede comenzar a percibir el efecto interior creado por la fachada de vidrio. Este efecto se siente totalmente en la sala de estar, el espacio principal de doble altura de la casa. Orientada al norte, la luz natural constante muestra todas las intenciones de diseño de Pierre Chareau para la Maison Verre: una sinceridad estructural que muestra los perfiles metálicos y una ornamentación basada en la combinación de un complejo sistema de tabiques móviles con muebles, construidos principalmente con madera, más cercanos al estilo Art Nouveau. Este nivel también contiene la cocina, el comedor, un solarium y una pequeña sala de estudio con acceso independiente desde la oficina del Dr. Dalsace. El dormitorio principal y los dormitorios secundarios se encuentran en el tercer piso con vistas al jardín trasero, mientras que el área de servicio se encuentra en el norte, dentro del volumen de nueva construcción.

A la vivienda se accede a través de un estrecho pasadizo que desemboca en un patio pavimentado donde se localizan sus diferentes entradas. En la planta baja se encuentra la consulta del Dr. Dalsace, que se orienta al jardín trasero. Enfrentada a la recepción de la consulta y oculta por una serie de paneles translucidos móviles, se encuentra la escalera principal que lleva a la vivienda del matrimonio Dalsace. Según se sube, uno comienza a percibir el efecto interior creado por la fachada de vidrio que se descubre totalmente al llegar a la sala de estar, el espacio principal de la vivienda a doble altura. Con una luz constante debido a su orientación norte, esta habitación muestra todas las intenciones proyectuales de Pierre Chareau para la Maison Verre: una gran sencillez y sinceridad estructural mostrando los perfiles metálicos, y una ornamentación basada en la combinación de un complejo sistema de particiones móviles con muebles, principalmente en madera, más cercanos al Estilo Art Nouveau. En esta misma planta también se encuentra la cocina, el comedor, un solárium, y un pequeño estudio al que se accede de manera independiente desde la consulta médica del doctor Dalsace. Tanto el dormitorio principal como los dos secundarios se encuentran en la planta tercera con vistas al jardín trasero mientras que el área de servicio se localiza al norte, en el nuevo volumen construido.

FABRICACIÓN / FABRICACIÓN

La Maison Verre es el plan transformable por excelencia, en la medida en que el motivo último de cada transformación puede aparecer completamente variable, pasando de necesidad en un caso a conveniencia en el siguiente, o digamos que esta «poesía de equipamiento» tiene un significado más abiertamente simbólico en un caso que en otro.

Frampton, Kenneth (1984). Pierre Chareau, un arquitecto ecléctico.

La Maison de Verre es el transformable por excelencia, en donde la razón última de cada transformación puede ir variando, desde la necesidad en algún caso, hasta la conveniencia en el siguiente, o mejor dicho a la «poética del equipamiento» donde tiene un significado abiertamente simbólico en algunos casos.

Frampton, Kenneth (1984). Pierre Chareau, un arquitecto ecléctico.

The physical boundaries in the Maison Verre are blurred by a constructive complexity of its partitions. Cuando observas los planos de planta, puedes ver cómo las paredes que dividen las diferentes habitaciones no se dibujan como líneas dobles simples, sino como elementos que se pueden plegar o rotar y no siguen la cuadrícula estructural de la casa. Mirando los interiores del proyecto, estas líneas se convierten en barandas complejas, escaleras que se mueven a través del espacio, pantallas translúcidas o estanterías de vidrio y metal. Esta estética compleja no intenta un objetivo funcional como afirma Kenneth Frampton en su ensayo Pierre Chareau, un arquitecto ecléctico, sino una poesía constructiva que lleva a la tecnología a los límites de fabricación de su tiempo. La complejidad de sus elementos móviles coloca a la Maison Verre en una situación atemporal dentro de la historia de la arquitectura. No podemos situarnos estrictamente dentro del Movimiento Moderno y su estética está más cerca de la arquitectura diseñada en las décadas de 1950 y 1960.

En la Maison Verre los límites espaciales se difuminan por una complejidad constructiva en sus particiones. Ya al analizar las plantas, vemos como los muros que dividen las distintas áreas no están dibujadas como simples líneas dobles si no mediante un elementos que se pliegan o rotan sobre sí mismos y que no continúan la malla estructural de la vivienda. Al pasar a las fotografías de los interiores, están líneas se convierten en complejos pasamanos, escaleras de mano que se pueden mover en el espacio, biombos translucidos o estanterías en metal y madera. Esta estética de lo complejo no tiene una finalidad funcional, como bien explica Kenneth Frampton en su ensayo Pierre Chareau, un arquitecto ecléctico, sino en una poética constructiva que lleva la tecnología de la época a sus límites de fabricación. La complejidad de los acabados y los elementos móviles sitúan el proyecto de la Maison Verre en un situación atemporal dentro de la historia de la arquitectura, alejándola de los principios del movimiento moderno, y acercándola a una estética que no se haría popular hasta los años 50.

TRANSPARENCIA / TRANSPARENCIA

La Maison de Verre es tan difícil de clasificar según géneros aceptados o ideologías comunes como la obra igualmente atípica de Marcel Duchamp, Le Grand Verre,su famosa construcción de vidrio creada durante los años 1915-1923, más exactamente conocida como La Novia Desnuda por sus Solteros, incluso. Esta comparación va mucho más allá del hecho aparentemente trivial de que las dos obras rompen todas las reglas clasificatorias que concuerdan con una comprensión tradicional de sus respectivas disciplinas.Frampton, Kenneth (1984). Pierre Chareau an eclectic architect.

La Maison de Verre es tan difícil de clasificar de acuerdo a géneros aceptados e ideologías comunes como Le Grand Verre de Marcel Duchamp, su famosa construcción en vidrio creado entre 1915 y 1923. Esta comparación va mucho más allá del hecho trivial de que los dos trabajos rompen todas las reglas tradicionales de cada una de sus disciplinas.

Frampton, Kenneth (1984). Pierre Chareau, un arquitecto ecléctico.

La Maison de Verre tiene muchos enfoques de estudio que ubican este proyecto en una situación compleja dentro de la historiografía oficial de la arquitectura. Probablemente, el aspecto más ambiguo de este proyecto es la relación con el vidrio y la transparencia. Las dos fachadas principales de la casa (norte y sur) están construidas con un tejido de bloque de vidrio translúcido con aberturas de vidrio transparente en momentos muy específicos. Durante la primera mitad del siglo XX, el vidrio se había convertido en uno de los materiales icónicos del Movimiento Moderno (por ejemplo, Mies Van der Rohe construyó el Pabellón de Barcelona en 1929 y la Villa Tugendhat en 1930), pero asociado al concepto de transparencia como elemento de sinceridad e higiene arquitectónicas. Pierre Chareau desafía estos valores asociados al vidrio, construyendo un muro cortina translúcido. Desde el interior, esta fachada de vidrio funciona como una pared de luz tamizada sin ninguna referencia al paisaje exterior, ni al patio de acceso ni al jardín trasero. This contradiction to the conventional material features is one of the clearest examples of Chareau’s working method. Cultural context did not bias his design decisions or modified the attempt of creating new spaces and atmospheres.

La Maison de Verre tiene muchas perspectivas de análisis que la sitúan en una situación compleja dentro de la historiografía oficial de la arquitectura. Posiblemente el aspecto más ambiguo de este proyecto sea su relación con el vidrio y la transparencia. Sus dos fachadas principales (norte y sur) están construidas mediante una fábrica de bloques de vidrio translucido, con ventanas transparentes en lugares muy específicos. En la primera mitad del siglo XX, el vidrio se había convertido en uno de los emblemas del movimiento moderno (por ejemplo, Mies construye el Pabellón de Barcelona en 1929 y la Villa Tugendhat en 1930) pero asociado al concepto de transparencia y como un elemento de sinceridad arquitectónica e higienismo. Pierre Chareau desafía estos valores asociados al vidrio construyendo un muro cortina translucido que desde el interior funciona como un muro de luz tamizada sin ninguna referencia al paisaje exterior, tanto sea el patio de acceso como al jardín trasero. Esta contradicción frente a las características del material es uno de los ejemplos más explícitos de la forma de actuar de Chareau a la hora de abordar un proyecto, donde el contexto cultural no le influía en su toma de decisiones y en la búsqueda de nuevos espacios y ambientes.