Articles

6 Consejos de Composición de Fotografía de paisajes para Ayudarte a Aprovechar la Escena

Fotografiar paisajes es una forma fantástica de practicar tus habilidades de composición: la quietud y la escala de tu sujeto te permiten enfocar tu creatividad en enmarcar una toma que capture todos los elementos en una disposición visual agradable. En nuestro segundo artículo de paisajes (lea el primero aquí), Loretta Grande nos da sus mejores consejos de composición de fotografía de paisajes.

1. Usa la regla de los tercios

Los fotógrafos de todo tipo utilizan la regla de los tercios para guiar sus composiciones. La regla básicamente destruye la idea de enmarcar al sujeto en el centro. Si imaginas dividir tu imagen en tercios, vertical y horizontalmente, las imágenes más atractivas tienen puntos focales donde dos de estas líneas se cruzan. Es por eso que muchas cámaras réflex digitales muestran la cuadrícula en el visor. Al componer planos de paisajes, una de mis primeras consideraciones es dónde está la línea del horizonte. Si la parte más interesante de la toma es la tierra, compongo mi toma de manera que dos tercios de la toma sea tierra y un tercio sea cielo. Para tomas en las que la parte más dramática de la toma es el cielo, entonces quiero dos tercios de cielo y un tercio de tierra. Si perdiste la oportunidad de tomar la foto, la herramienta de recorte de PicMonkey te guiará.

2. Utilice un árbol o plantas para enmarcar la escena

El encuadre consiste en usar objetos en primer plano para enmarcar un punto de interés en el fondo, pero también se trata de acentuar el paisaje. El follaje es tu amigo! Colocar árboles, plantas u otras características verticales permite que el paisaje lo ayude a enmarcar la toma.

3. Acentuar un punto de interés en primer plano

Este bosque en particular es conocido por su exuberante flora, por lo que enmarcé la toma de una manera que los helechos en primer plano se colocan contra la cascada. Crear un primer plano vívido añade profundidad a la toma.

4. Crear un punto de fuga

El punto de fuga en cualquier foto es el punto en el que dos líneas paralelas parecen converger. Los pintores medievales utilizaron puntos de fuga para simular tres dimensiones, haciendo que los objetos fueran cada vez más pequeños en relación con ella. En fotografía, enmarcar la toma para crear un punto de fuga agrega drama y atrae la atención hacia la toma.

5. Usar líneas diagonales

Las diagonales añaden movimiento a la foto, atrayendo los ojos del espectador a la escena. Pueden crear puntos de interés y enfatizar las distancias entre los objetos en primer plano y en segundo plano, lo que agrega profundidad.

6. Refleja la belleza

Las reflexiones son un ejemplo perfecto de la regla cardinal de que las reglas están destinadas a romperse: mostrar la línea del horizonte en el centro muerto puede ser atractivo, contrario a la regla de los tercios. Me gusta cómo el paisaje reflejado agrega una textura pictórica y un juego abstracto a la imagen.

Loretta Grande es fotógrafa y diseñadora gráfica. Para ver más del trabajo de Loretta, échale un vistazo a ella Instagram:@lorettamgrande.